24/8/17

Por Madrid: Marre Moerel


En un sótano, con una pequeña puerta de madera, en la calle de la luna, 
se encuentra el taller de Marre Moerel.
Mi intención no era una visita pero, al ver a través de los cristales, 
las fantásticas piezas de cerámica que atesoraban sus paredes blancas, 
me di cuenta de que ya había tocado el timbre.


Marre aparece con las manos blancas como su pelo: estaba trabajando.
No la quiero interrumpir, solo quiero echar un vistazo a sus maravillosas lámparas. 
Y a todo lo demás. Botellas, vasijas, jarros, platos, vasos, esculturas...


Un matemático calcularía rápidamente la posibilidad estadística 
de que la música que sonara a todo trapo en su ordenador fuera Caetano Veloso. 
Yo simplemente creo que las coincidencias no existen y sonrío.
En un rincón de piezas rebajadas, encuentro uno de sus corazones. Big wet kiss.
Tiene imperfecciones, pero no me importa. Se viene conmigo.


Encuentro cajas con pequeñas piezas rotas, defectuosas y empiezo a imaginar
una espiral en la pared de mi salón
con todos esos restos que podrían haber sido pero siguen aquí, esperando... 


No hay nada que no me guste. Su trabajo es limpio, intenso y me encanta.
Me voy corriendo y la dejo seguir trabajando.
Con un corazón apretado por no llevarme una lámpara y otro imperfecto,
envuelto en papel burbuja, que colgaré en mi pared,
así que descubra como.


Marre Moerel Design Studio
Calle de la luna, 19 - Bajo
Madrid

No hay comentarios:

Publicar un comentario